12 de octubre de 2018

Tú, yo, todo (Catherine Isaac)

Título: Tú, yo, todo
Autor: Catherine Isaac
Número de páginas: 400
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Roca
Lengua: Castellano
Año de publicación: 2018


Cansada de que su novio Adam no parara de mentirle, engañarle y que no mostrara ningún tipo de interés en ser padre, Jess le echó de casa apenas unos meses después de haber dado a luz a su hijo William. Ahora su madre Susan le ayuda a cuidarlo, mientras Adam se ha trasladado a Francia persiguiendo sus sueños y liberándose de cualquier compromiso y del niño que nunca quiso. Diez años después, Susan se encuentra ingresada en un asilo y luchando contra una enfermedad que la está matando a sus 53 años. Allí es donde Susan obliga a su hija Jess a reconocer algo que nunca ha querido admitir: que William necesita un padre en su vida. Así, en su primer viaje al extranjero en años, Jess y William, ahora con diez años, se disponen a pasar el verano en el Castillo de Roussignol, en las ricas y soleadas colinas de la Dordoña. Allí encontrarán a Adam de nuevo, y Jess deberá conseguir que este acepte y empiece a querer a su propio hijo. Pero lo peor no es que Adam esté lejos de ser un participante voluntario en este juego, si no que Jess vive atormentada por un secreto terrible que nadie, y especialmente William, deberá descubrir nunca.

Muchas gracias a la editorial Roca por el envío del ejemplar. Me parecía una lectura estupenda para el verano y, sin duda, no me equivoqué.
“A veces, la vida elige lo mejor y lo peor que tiene y te lo suelta todo el mismo día. Probablemente, muchas mujeres lleguen a esta conclusión durante el parto, pero, en mi caso, no fue la combinación habitual de felicidad y dolor lo que me condujo a ella. Fue porque, a pesar de que por fin iba a conocer al diminuto ser humano con el que había compartido mi cuerpo durante nueve meses, también pasé esas agónicas ocho horas intentando encontrar a su padre llamándolo al móvil para arrancarlo de cualquiera que fuera el bar, el club o la mujer que lo retenía”
Jess vivió el mejor y el peor día de su existencia en el mismo momento en que dio a luz a su hijo en el hospital. Había conocido al amor de su vida después de nueve meses de espera, William. Pero, también perdió al otro amor de su vida, Adam, quien llegó al hospital oliendo a alcohol y con restos de pintalabios en el cuello de su camisa.

Decidida a ponerle punto y final a una relación que no llegaba a ningún sitio, terminó con su relación después de tantas mentiras y por haber rehuido de su responsabilidad como padre. Después de estos acontecimientos, Jess se convertirá en una madre soltera que trabajará duro para darle un techo donde vivir a su pequeño.

Pero, diez años después, Jess decide viajar con William hasta el castillo donde trabaja Adam, quien es el propietario. Quiere que haya un vínculo paterno-filial antes de que sea demasiado tarde.
“La fuerza del amor maternal te embarga desde el primer momento que notas las pataditas de esos piececitos dentro de ti. Lo respiras junto a su olor a bebé recién nacido cuando te lo ponen en los brazos. Va aumentando en ti a medida que crece, cuando el das la mano el primer día de escuela o le besas la rodilla rasguñada cada vez que se cae”
Tú, yo, todo se ha convertido en una de mis mejores lecturas del verano. Es perfecta para la época del año, teniendo en cuenta que estaremos viviendo las aventuras veraniegas de Jess y William. Además, en este libro encontraremos una pequeña parte de Francia con el castillo de Adam, quien lo rehabilitó y lo puso en marcha poco después de su ruptura con Jess.

Catherine ha conseguido una misión un poco imposible para algunos autores: cautivar al lector con su sencilla pluma, encontrar unos personajes muy trabajados; y también nos contará la historia de amor entre Jess y Adam en el pasado, alternada con la situación del presente y no será nada complicado.
“Me recuerda que él no es solo mi padre. Me recuerda que ella no es solo mi madre. Son dos personas que se han apoyado durante treinta y cinco años. El ardor de su amor ha brillado en los malos tiempos, en los buenos tiempos y en los tiempos que habrían acabado con otras parejas”
La autora, Catherine Isaac, ha sido un descubrimiento muy agradable. Me ha encantado su pluma, sencilla y fresca, de tal manera que terminas el libro en un suspiro. A mí me duró unos 4 días, pero no conseguía despegar la vista de la historia. Estamos ante una historia simple, llena de sentimientos que nos terminarán por enternecer el corazón. Los lazos familiares y la amistad estarán presentes durante el libro, y me gusta que le den la importancia que se merecen.

La historia nos cuenta sobre lo importante que es darnos cuenta de nuestros errores y de que debemos aprender de ellos. Porque, si no, nuestros seres más queridos terminarán dañados por nuestras acciones y seremos los únicos culpables.

Pero, también nos hablará sobre el momento, que debemos aprovechar cada minuto como si fuera el último. Que, aunque tengamos unos planes en la cabeza, a veces puede llegar algo o alguien que los desorganice y el camino que creíamos que llevaríamos, cambiará. Puede ser que para bien, o puede que para mal. Pero solo lo descubriremos si nos arriesgamos a vivir.  
 “Esa era la actitud que mi madre tenía ante cualquier cosa en la vida: sin quejas, sin lamentos, seguir adelante y hacerlo lo mejor posible. Y nunca cambió”
En cuanto a los personajes, Jess me ha parecido un personaje de diez. Una madre soltera, luchadora y que siempre busca lo mejor para su hijo, pues no hay más mundo para ella que él. Una persona que, a pesar del sufrimiento que ha vivido, no pierde la esperanza y luchará lo que haga falta por su familia. El único inconveniente es que no es capaz de abrirse al amor hacia una pareja, pues su relación con Adam la dejó con el corazón roto.

Adam es un personaje que no sabes por dónde cogerlo. Al principio, intentas sentir empatía por él, por intentar comprender porque actuaba de esa manera con Jess en el pasado. Pero, una vez conoces la historia, es imposible que no tengas rechazo hacia a él. Además, teniendo en cuenta que el libro está narrado en primera persona por Jess, será inevitable verle de la misma manera que ella lo ve.

William, el hijo de Jess y Adam, es un chico de diez años que cree saberlo todo en la vida. Siente un amor especial hacia su madre, quien siempre le ha protegido; pero terminará por descubrir el secreto que su madre le está ocultando, y nos llevaremos una gran sorpresa ante su reacción. Por otra parte, también tiene una realidad distorsionada hacia su padre, que le llevará a decepcionarse a pesar de su corta edad.

En la novela aparecen diversos personajes: los padres de Jess, la novia de Adam, los amigos de Jess, etc. Cada uno es diferente del otro, y tienen diferentes personalidades. Pero, todos buscarán lo mismo: que Jess sea feliz y no se obsesione por el futuro —a excepción de la novia de Adam, claro.
“Estoy viviendo la vida como si cada día fuera el último. Y es lo que pretendo hacer hasta que las cosas se pongan muy débiles. Voy en pensar en todas las cosas buenas que tengo y no en lo que me depara el futuro. Haré todas las cosas que me gustan, solo por el placer de hacerlas”
Tú, yo, todo es una novela tierna, conmovedora y que nos erizará la piel con los sentimientos que nos explica Jess. Nos explicará su vida del pasado, lo que ha vivido sin Adam durante diez años y sobre cómo sobrevivió a pesar del dolor que sentía. Una novela llena de esperanza, donde nos enseñará que, a pesar de las adversidades, todo saldrá bien.

4 de octubre de 2018

Novedades Octubre '18

Click en la imagen de la portada para más información.


Huérfana, monstruo, espía
Matt Killeen
Roca Editorial
La hermana favorita
Jessica Knoll
Roca Editorial
Cómo ser una bruja moderna
Gabriela Herstik
Roca Editorial

La velocidad de la noche
Chris Howard
Puck

Un dueto oscuro
Victoria Schwab
Puck

Hija del dragón
Kiersten White
Puck

Iron Flowers
Tracy Banghart
Crossbooks

Dime otra vez te quiero
Moruena Estríngana
Crossbooks

El club de los lectores criminales
Carlos García Miranda
Crossbooks

La madre
Fiona Barton
Planeta
La familia del Prado
Juan Eslava Galán
Planeta
El país escondido
Martín Abrisketa
Planeta

Estudio en lila
Maria Antònia Oliver
Versátil
Superwoman
Begoña Ameztoy
Versátil
41RWIOtf2dL._SY346_.jpg
Tres vidas
Raquel C. G.
Red Apple Ediciones

21 de septiembre de 2018

El mapa que me lleva a ti (J.P. Monninger)

Título: El mapa que me lleva a ti
Autor: J. P. Monninger
Número de páginas: 352
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Crossbooks
Lengua: Castellano
Año de publicación: 2018


Tras graduarse en la Universidad, Heather pasa el verano recorriendo Europa junto a sus dos mejores amigas. Tiene un verano para sentirse realmente libre: las obligaciones como estudiante han quedado atrás, y las responsabilidades del mundo laboral aún no han empezado. No era el momento en que esperaba encontrar a Jack, y mucho menos enamorarse de él. Jack es completamente fascinante. Sus lecturas, intereses, experiencias… Todo en él es seductor. Jack y Heather visitarán rincones especiales de Europa, en un viaje memorable repleto de momentos románticos. Pero el verano es un paréntesis en sus vidas, y antes de que el viaje finalice deberán tomar decisiones fundamentales. ¿Retomar sus existencias en el punto en que las dejaron antes de conocerse, o cambiar su rumbo para siempre? Un secreto de Jack puede cambiarlo todo por completo…


Mil gracias a la editorial TeenPLanetLibro por el envío del ejemplar. Es un libro que cogí con muchas ganas porque el mismísimo Nicholas Sparks lo había recomendado.
“Todo es una locura. El mundo entero está loco. ¿No lo sabías, Heather? ¿No sabías que todos somos unos impostores y que no hay adultos de verdad?”
Cuando Heather se graduó en la Universidad, decidió pasar el verano fuera con sus amigas. ¿El plan? Recorrer Europa y disfrutar de su último verano sin obligaciones, antes de entrar a trabajar en una importante empresa.

Pero sus planes (los cuales no soporta modificar) se verán distorsionados por Jack, un chico del que no esperaba enamorarse. Jack le enseñará nuevos lugares con mucha historia, donde Heather irá aprendiendo poco a poco sobre el cometido de éste en sus viajes.
“¿Alguna vez has oído el dicho de que los libros son lugares que visitamos y que cuando nos cruzamos con gente que ha leído los mismos que nosotros es como si hubiéramos viajado a los mismos lugares? Sabemos algo de ellos porque han habitado los mismos mundos que nosotros. Sabemos para qué viven”
He de decir que deseaba leer este libro porque la trama pintaba muy interesante: chico conoce a chica, se enamoran y juntos emprenden una serie de viajes que les unirá por completo. Además, el hecho de que esté desarrollado en diferentes países llama mucho la atención para conocer un poco más de cada cultura.

Y, precisamente, lo único que me ha gustado del libro son los países y lugares que han visitado a lo largo de la novela. Conocerán a gente diferente a ellos pero que, a la vez, son muy parecidos. Y aprenderán un poco de historia de cada sitio que visiten, lo cual es bastante interesante.
“Yo admiro que sienta tantas ganas de ver la aurora boreal que la ve en el cartel de una gasolinera. Es la clase de persona que entiende lo que significa soñar”
La pluma de Monninger me ha parecido demasiado compleja, como que intentaba expresar mucho en apenas unas palabras. El estilo del autor no ha encajado conmigo, seguramente habría disfrutado de su lectura si las descripciones o sentimientos hubiesen sido más profundos.

Sus descripciones carecen de detalles y no he conseguido conectar con ningún lugar, ni ha conseguido transmitirnos nada con ciertas historias que deberían encogernos el corazón.

Además, me ha parecido una novela predecible. Jack llevaba un secreto consigo que descifré a mitad de la historia, por lo que no me sorprendió el resultado.
“No tenemos por qué dejar de enamorarnos, ¿verdad? Podemos enamorarnos más profundamente. Podemos construir un mundo propio, podemos vivir como queramos”
En cuanto a los personajes, diré (en resumen) que no he conectado con ninguno de ellos. Por un lado, está Heather, una chica de 22 años que cree que lo sabe todo sobre la vida. Me ha parecido una mujer bastante inmadura para su edad, con comportamientos infantiles que sacarían de quicio a cualquiera. Es la típica mujer que puede dar su opinión pero que, si la tuya es contraria a la suya, date por perdido.

Por otro lado, Jack es un chico bueno, humilde y que disfruta hasta de los detalles más pequeños de la vida. Tiene muchas enseñanzas que podría explicarle a Heather, a pesar de que ésta opine que la vida de Jack es muy sencilla y sin sentido.

La relación de ambos me ha parecido muy fría, no llegué a sentir amor entre los dos. Creo que el autor no ha sabido transmitir esa sensibilidad y dulzura que notas por el cuerpo cuando te enamoras por primera vez. Teniendo en cuenta que esta novela es un drama, el autor debería haber puesto más sentimiento en ella.
“Un libro es un compañero. Lo puedes leer en un lugar especial, como un tren que va a Ámsterdam, luego te lo llevas a casa, lo dejas en una estantería y años más tardes recuerdas la sensación que tuviste en ese tren cuando eras joven. Es como una pequeña isla en el tiempo. Si te gusta mucho el libro, puedes dárselo a otra persona. Y puedes descubrirlo una y otra vez; es como ver a un viejo amigo. Eso no se puede hacer con un archivo digital”
En cuanto al final, no puedo decir que me haya gustado. A medida que ocurre un suceso, encontramos a un Heather que sufre y que está desesperada por superar ese acontecimiento. Pero, en ningún momento, me ha transmitido esa sensación. Como he dicho antes, no he conseguido conectar con la pluma del autor ni con el personaje.
“Podrás visitarlo cada vez que vengas a París. El resto del mundo seguirá su rumbo, fallando a veces, prosperando otras, pero tu árbol, bueno, nuestro árbol, seguirá creciendo”
El mapa que me lleva a ti es una lectura digna para leer en verano, para disfrutar de diferentes países y lugares. Es una novela que nos enseñará que tenemos que disfrutar como si fuese el último día, sin preocuparse del mañana y aceptar de qué pueden surgir imprevistos que nos cambiarán nuestra forma de ver la vida.

7 de septiembre de 2018

El día que se perdió el amor (Javier Castillo)


Título: El día que se perdió la cordura
Autor: Javier Castillo
Número de páginas: 456
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Suma de Letras
Lengua: Castellano
Año de publicación: 2018

A las doce de la mañana del 14 de diciembre, una joven llena de magulladuras se presenta desnuda en las instalaciones del FBI de Nueva York con varias notas amarillentas en la mano. El inspector Bowring, jefe de la Unidad de Criminología, intentará descubrir qué oculta la joven y su conexión con otro caso, el de una mujer que aparece decapitada horas más tarde y cuyo nombre coincide con el que estaba escrito en una de las notas. A medida que avance en la investigación se dará cuenta de que este caso abre antiguas heridas difíciles de cicatrizar.


¡Atención! Contiene spoilers de la primera parte, El día que se perdió la cordura.


Muchísimas gracias a la editorial Suma de Letras por el envío de los ejemplares. Me han hablado muy bien de ambos libros, que necesitaba comprobarlo por mí misma. Y, la verdad, me alegro de haber hecho caso a las personas que me dijeron que lo leyese.
“Lo ha dicho en un susurro melódico y perfecto, como el que he anhelado durante toda mi vida, pero a la vez odioso, irascible y afilado como la espada de Damocles. No por lo que me dice, sino por lo que significa: una despedida”
La trama ocurre un año después de los sucesos en El día que se perdió la cordura, Jacob y Amanda están recuperando el tiempo perdido del amor que les arrebataron años atrás. Por otro lado, Steven cumple condena por los asesinatos cometidos durante 17 años.

Todo parecía normal, hasta que un desconocido aparece en el piso de Amanda y Jacob. Y, de nuevo, una nota amarilla hará que sus vidas se vean desmoronadas de nuevo.
“Ella le había entregado su corazón con la primera caricia; él le dio su amor inquebrantable que duraría para siempre”
Debo decir que me ha gustado ver que Jacob y Amanda están juntos después de los sucesos en el primer libro, a pesar de que era obvio. Pero no les había visto juntos en escena, y me ha enternecido lo atento que es Jacob con Amanda.

A pesar de que me han mantenido con la intriga todo el tiempo, no me ha gustado tanto como la primera entrega. Este libro ha seguido la misma pauta que el primero, por lo que sus páginas no me han impresionado tanto.

Aun así, si algo sigue muy presente en esta novela, es el amor familiar. En este caso, vemos a una Carla deseosa de conocer mundo, buscando una razón para salir de la prisión en la que está.
“La soledad no te alimenta, hija, la soledad se alimenta en ti. Crece con cada minuto que pasas con ella, se agarra a tus inseguridades, te hace ver cosas que no existen y, cuando te das cuenta y quieres escapar, ya te ha invadido para siempre”
Al igual que en el primer libro, los incisos de los diálogos han sido pobres. Bien es cierto que he notado una mejoría de la pluma del autor, pero continúo viendo los diálogos un poco vacíos.

Me encanta la facilidad que tiene el escritor de inventar pequeños relatos sobre el pasado de los protagonistas, relatos que han captado mi atención y no me importaría leer algún libro con esa trama (un ejemplo sería el asesino de las 13 plantas).
“Su corazón era curioso, impaciente, imaginativo y, estar dentro de aquella prisión de sentimientos, era lo peor que podía sucederle a un alma como la suya”
En cuanto a los personajes, Jacob ha continuado siendo mi personaje favorito (el famoso chico desconocido desnudo de la primera parte). En esta parte, me ha encantado ver como el amor que siente hacia Amanda no ha hecho más que crecer con el paso de los años. Estuvo 17 años en su búsqueda y estaría otros 17 con tal de volver a encontrarla.

Amanda apenas tiene protagonismo en esta historia, pero vemos como continua siendo una joven fuerte y valiente. Con quien nos volvemos a reencontrar es con Carla, su hermana pequeña que desapareció hace años, quien nos narrará varios capítulos sobre su paradero. He de admitir que, por desgracia, sus capítulos se me hicieron aburridos. Pero también lo comprendí, teniendo en cuenta que estaba encerrada en un sitio donde todo era una rutina.

El inspector Bowring será el encargado de resolver el crimen que le presenta Carla en su comisaria, donde estará obligado a revivir un caso sin resolver que le mantuvo en vilo durante meses. Deberá encontrar las respuestas necesarias para mantener la calma y, sobre todo, para lidiar con el pasado que le atormenta. En él encontraremos a un hombre malhumorado, quien no tiene reparo en descargar su ira con cualquiera.

Personajes que tuvieron importancia en el primero, como Steven, también volverán a la carga. A pesar de que al principio no estuve muy de acuerdo con su ideología (matar, matar y matar), poco a poco fue cambiando de mentalidad y será una pieza crucial para terminar con la secta que está asesinando a tantas mujeres.
“Todos huimos de algo. Algunos huyen del pasado, pero la mayoría intentamos huir de nuestro destino”
 Sin duda, este libro ha cerrado el capítulo el misterio de la desaparición de Carla. Y no puedo más que aplaudir al autor por ese final tan impactante, el cual no me esperaba para nada. Al principio me quedé sorprendida y en shock; hasta que conseguí encontrar las razones que indujeron a esa escena.

La bilogía de Cordura es un thriller romántico que te dejará sin palabras. A pesar de que este segundo libro ha resultado predecible y nada novedoso como el primero, es necesario para encontrarle explicaciones a sucesos que ocurrieron en la primera parte.
“Roeland levantó su mano y la puso sobre la de Carla, que sintió un relámpago que recorrió su brazo, su pecho, sus piernas y volvió en dirección contraria para detenerse en el fondo de su alma”
El día que se perdió el amor cierra la bilogía Cordura. En este título encontraremos respuestas que se quedaron abiertas en el anterior título e donde intentará poner punto y final al mayor crimen que tiene descolocado al FBI.