13 de julio de 2018

Luces en el Mar (Miquel Reina)

Título: Luces en el Mar
Autor: Miquel Reina
Número de páginas: 336
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Espasa
Lengua: Castellano
Año de publicación: 2017

¡Muchísimas gracias al autor, Miquel Reina, por el ejemplar! ❤


«Fue un rayo el desencadenante de todo…». Así empieza Luces en el mar, una emocionante novela que cuenta la historia de Harold y Mary Rose Grapes, un matrimonio que, tras la trágica muerte de su hijo, dejó a un lado sus sueños de juventud y se resignó a vivir en una isla remota, alejados de todo. Ahora, el destino les vuelve a poner a prueba y se ven forzados a abandonar su hogar de una manera que nunca habrían imaginado. Justo la noche antes de ser desahuciados, por un problema de delimitación de costas, mientras Harold y Rose duermen, se desata una fuerte tormenta y un rayo hace que la casa se desprenda del acantilado y caiga al mar con ellos dentro. De la forma más inesperada, los Grapes se convierten en dos náufragos a la deriva sobre una casa flotante. Comienza así un extraordinario viaje en el que deberán luchar juntos frente a las adversidades si quieren sobrevivir. Olvidarse de los fantasmas y frustraciones del pasado es imprescindible.




La historia se centra en Harold y Mary Rose, un matrimonio que tienen una casa en lo alto de un acantilado. Pero, tras la inesperada visita del alcalde, éste les informa que lleva consigo una orden desahucio y que deben derribar su hogar porque existe el riesgo de que se desplome.

La última noche antes de su marcha, una fuerte tormenta provoca el derrumbe del acantilado, con la casa de los Garpes incluida mientras el matrimonio duerme.

Este suceso será crucial para la pareja, quienes tendrán que enfrentarse a un pasado que les atormenta desde que su único hijo muriera en un fatídico accidente. Con este viaje se verán obligados a superar el pasado para avanzar en sus vidas.
“Yo también tengo miedo, Harold. Pero mientras sigamos vivos, mientras sigamos juntos, todos esos recuerdos no morirán. Debemos aferrarnos a ellos”
La trama me ha parecido de lo más curiosa. Una vez que la casa se ha desplomado, el matrimonio se encuentra sin comida, sin agua y sin electricidad. ¿Cómo un par de ancianos van a sobrevivir a tal desgracia? Un matrimonio que, por desgracia, se ha enfriado con el paso de los años por la muerte de su hijo. Pero ambos saben que, en la situación en la que se encuentran, no pueden quedarse de brazos cruzados.

Me ha encantado ver la evolución de ambos personajes durante la historia porque, cuando creían que todo estaba perdido, sacaron las fuerzas necesarias para afrontar las adversidades que se originaban.

A pesar de la complejidad de la novela, estamos ante una historia llena de superación donde, cuando menos te lo esperes, encontramos mensajes ocultos que los personajes tendrán que descifrar para escribir un nuevo futuro.
“Nosotros creemos que un hogar no se construye a partir de unas paredes o de un paisaje. Un hogar se construye a partir de nuestras experiencias, de la gente que nos encontramos por el camino y, sobre todo, de la forma en que decidimos avanzar por la vida. LA vida es movimiento. Un equilibro inestable que puede cambiar en cualquier instante”
Luces en el Mar es la primera novela del catalán Miquel Reina, y es un honor leer sus páginas. El autor tiene una mente increíble que le ayudará a escribir nuevas historias, las cuales espero leer.

Las primeras páginas son cruciales para engancharte a la historia, cuando te explica que un matrimonio debe abandonar su hogar. Que, cuanto más se acerca la hora de marcharse, más dolor sienten y es imposible no sentir empatía por ellos. Los sentimientos de los personajes los ha explicado con tal exactitud que es imposible no sentirte parte de ellos.

Su pluma es muy perfeccionista, de forma que no quiere que pierdas ningún detalle de la lectura. Aun así, el exceso de detalles ha originado que la lectura haya sido un poco lenta. En ocasiones no me importaba porque, tras leer unas pocas páginas, te das cuenta de que es importante para la trama. Pero, cuando no era así, se hacía un poco pesado.
"Ante la muerte no hay nada que podamos hacer, es algo que está fuera de nuestro alcance. Mientras seguimos vivos, lo único que podemos hacer es vivir"
En cuanto a los personajes, he visto una evolución muy importante en ellos. Al inicio de la historia, Harold y Mary Rose son dos personas rotas, que viven juntos porque se unieron años atrás y comparten un pasado que les pesa allá donde vayan.

A medida que avanza la historia, vemos que el matrimonio va cogiendo fuerza y cómo, poco a poco, el vínculo que existía entre ellos vuelve a renacer. Sobrevivir se hará más llevadero y se protegerán el uno al otro para conseguir llegar hasta el final del camino.
“En el interior de aquellas botellas, Harold había confinado durante años sus sueños y su libertad, una libertad que, como los pequeños barcos que ahora se alejaban poco a poco, nunca más volvería a encerrar. Porque habían decidido ser libres”
El mensaje de la historia me ha parecido lo más bonito del libro. Nos encontramos con dos personas que cargan con una pesada mochila y que, desde la muerte de su hijo, se ha ido incrementando de tal forma que parece que nunca vaya a desaparecer.

Pero, con las aventuras de Harold y Mary Rose, serán conscientes de que han sido infelices durante muchos años. Ambos deberán aprender a perdonar y afrontar el pasado para que no continúe siendo un obstáculo en sus vidas.

Una lección que nos enseñará que no debemos guardarnos el dolor, si no que debemos exteriorizarlo. Debemos evitar el inicio de las cicatrices porque, en tal caso, no dejarán de crecer y llegará un momento en que cualquier cosa será una carga para nosotros.
“El reproche y la culpa sólo sirven para aprisionarnos y no dejarnos avanzar”
Luces en el Mar es una novela de superación, de trabajo en equipo y de cómo dos personas que creían darlo todo por perdido, encuentran todas las respuestas a sus preguntas tras un apasionante viaje en el mar.

6 de julio de 2018

Como el hielo (Jennifer L. Armentrout)

Título: Como el hielo
Autor: Jennifer L. Armentrout
Número de páginas: 256
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Titania
Lengua: Castellano
Año de publicación: 2018


Para Sydney, estar enamorada de Kyler no es nada nuevo. Han sido mejores amigos desde que él la empujó en el patio del colegio y ella le obligó a comerse un pastel de barro… Y fue poco después cuando empezó a sentir algo por él. Entonces, ¿cuál es el problema? Kyler es el chico más guapo de la facultad. Nunca sale con una chica más de un mes seguido, y ya que es su último año en la universidad, Syd no quiere arriesgar su amistad declarándole su amor. Kyler siempre ha sabido que Syd está totalmente fuera de su alcance. Ella es perfecta. Lo es todo para él. Sin embargo, siempre ha intentado ocultar sus sentimientos por ella. Después de todo, Kyler es el chico impulsivo que toma malas decisiones, y Sid siempre será la única chica que no puede tener. Pero cuando quedan atrapados en una estación de esquí por una tormenta de nieve, no hay nada que impida que sus sentimientos al rojo vivo salgan a la superficie. ¿Podrá su amistad sobrevivir a la atracción? O mejor aún, ¿Podrán sobrevivir ellos? Porque, mientras la nieve cae, alguien está acosándolos, y ese inocente viaje podría cambiar su vida en más de un sentido. 

Gracias a la editorial Titania y ediciones Urano por el envío del ejemplar, es un título que me llamó la atención nada más leer la sinopsis. Me encantan las historias de amor que se inician a través de una amistad, porque me siento muy identificada con ellas.
“Mientras estábamos allí sentados en silencio, viendo como las llamadas proyectaban sombras danzarinas en las paredes de madera, me di cuenta de otra cosa. Aunque sabía que lo único que iba a haber entre nosotros era amistad, lo quería. Oh Dios… Siempre iba a amar a Kyler Quinn. Estaba bien jodida”
La historia se centra en Sydney y Kyler, dos personas que se conocen desde hace 15 años y que son mejores amigos desde entonces. A pesar de saberlo todo el uno sobre el otro, hay un secreto que llevan guardando desde hace años: ambos están enamorados pero, por miedo a estropear su amistad, deciden mantenerlo en silencio.

Como cada año por Navidad, Kyler invita a varios compañeros de la universidad a la casa de su madre para disfrutar de la temporada de nieve. Y, como cada año, Sydney y Kyler van juntos en el mismo coche. Pero, tras llegar a la casa, una tormenta de nieve impide al resto de los compañeros presentarse y deben dar marcha atrás.

Por lo tanto, Sydney y Kyler estarán encerrados en una casa donde será imposible que sus sentimientos no salgan a flor de piel…
“Cuando me estremecí dentro de ella, lo entendí por fin. Vaya. Comprendí en ese momento algo que se me había escapado durante todos aquellos años. El sexo tenía sentido –ya lo creo que lo tenía- cuando se hacía con una persona que significaba algo. Tenía sentido con Sydney”
La trama es lo que más me llamó la atención para pedir este libro. Las historias de amor entre dos mejores amigos me resultan muy tiernas y dulces, por lo que esta novela debería haberme obligado a recordar momentos pasados de mi vida. Para mi desgracia, no ha sido así.

Durante sus 250 páginas, han mencionado en pocas ocasiones recuerdos de los protagonistas. No he notado que fueran amigos desde pequeños, sino dos personas que se conocían desde hace unos días. Considero que la historia entre los dos hubiese sido mejor, en caso de haber dado más importancia al pasado de ambos.  

Otro punto que no me ha gustado de la novela es que ambos halagaban (en secreto) constantemente el físico de la otra persona. Llamadme anticuada, si queréis, pero en este tipo de historias debería haber más sentimiento que atracción física y sexual, como ha sido el caso de Kyler y Sydney.
“Todo era como siempre, aunque ahora parecía más claro y mejor. Sí, ya sé que sonaba cursi, pero era la verdad. De pronto, cada mirada, cada caricia y cada palabra significaban algo más profundo”
Es la primera vez que leo a Jennifer L. Armentrout y, aunque he encontrado varios fallos en la lectura, me ha gustado conocer a los protagonistas. La pluma de Jennifer es muy sencilla, divertida y fresca. Me terminé el libro en menos de 24 horas, por lo que realmente sus páginas enganchan hasta el final. Además, me ha encantado que toda la historia esté narrada por los dos personajes, con lo cual conoceremos todo lo que está pensando en cada momento.

Las últimas páginas de la novela son las más significativas en cuanto a la relación de los protagonistas y, he de admitir, que son las que más he disfrutado. Me ha dado la sensación de estar leyendo a dos personajes diferentes y, sin duda, si hubiesen tenido ese comportamiento durante toda la historia, el resultado habría sido mejor.  

Tengo ganas por leer la continuación de la serie Hielo, que estará centrada en la mejor amiga de Sydney, Andrea. Y, según tengo entendido, es mucho más emotiva que la primera entrega.
“A veces las palabras no alcanzan, no consiguen transmitir bien los sentimientos. Y esa era una de esas veces. Así que me acerqué a ella y la besé imprimiendo en ese beso todo lo que sentía por ella, todas las promesas que le había hecho”
En cuanto a los personajes, Sydney es una chica insegura, hogareña y alguien a quien no le gusta correr riesgos. Tras la fallida relación con su primer y único novio, Sydney teme volver abrir su corazón por miedo al rechazo y terminar dañada. Hasta que, sin esperarlo, termina enamorada de su mejor amigo y decide guardar el secreto en lo más profundo de su ser. No quiere arriesgar la amistad en una relación que no tendría un buen final.

Por otro lado, Kyler es un personaje que no me ha gustado en absoluto. Es una persona muy segura de sí misma, que ha conquistado a casi todos los corazones de la facultad. Es un chico muy popular y, desde luego, es conocido por ser tan mujeriego. Diría que el defecto más significativo que le he encontrado es que es demasiado protector y posesivo con Sydney. No estoy hablando de machismo si no que, por miedo a que alguien pueda hacerle daño (y un poco de celos), termina siendo un amigo bastante irritante.

Estamos ante dos personas muy diferentes, que seguramente sea la clave de que hayan estado unidos durante tantos años. A pesar de que en la novela no se ha dado hincapié en el tema, puedo imaginarme que ambos tienen una amistad que han defendido con uñas y dientes y siempre han buscado el bienestar del otro (a excepción de Kyler, en varias ocasiones).
“Sonreí y le acaricié la espalda; me encantaba la forma que tenía de pegarse a mí, encajando su cuerpo al mío como si estuviéramos hechos el uno para el otro. Qué diantre, creo que era verdad, que estábamos hechos el uno para el otro y sólo había tardado una maldita eternidad en darme cuenta”
Como el hielo es una novela muy entretenida, donde dos amigos se enfrentarán a un sentimiento que podría cambiarlo todo: el amor. Una lectura juvenil, cargada de emociones y perfecta con  una trama diferente en el género New Adult.