9 de noviembre de 2018

Mi vida —no del todo— perfecta (Sophie Kinsella)

Título: Mi vida (no del todo) perfecta
Autor: Sophie Kinsella
Número de páginas: 394
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Lince
Lengua: Castellano
Año de publicación: 2018

Katie Brenner, con 26 años, tiene una vida perfecta: un apartamento en Londres, un trabajo glamoroso y un canal de Instagram súper genial. Pero la verdad no es tan glamurosa, en realidad alquila una habitación que es diminuta sin espacio para un armario, tiene un trayecto diario con trasporte público eterno hasta llegar a su espantoso y humilde trabajo de administrativa en una empresa de comunicación, y la vida que comparte en Instagram no es realmente la suya… y espera que un día sus sueños se conviertan en realidad. Y todo puede empeorar. Su vida (no tan) per­fecta se vendrá abajo cuando su jefa vaya a por ella, la despida y Katie no tenga más re­medio que regresar al campo de donde pro­cede y poner en marcha un nuevo negocio, un glamping, un camping glamuroso. Pero no contaba con que una de sus primeras clientas será su exjefa ni con todas las incóg­nitas que esa visita va a detonar. Tal vez tienen más en común de lo que parece.  ¿Y qué pasa si al fin y al cabo ninguna de las dos tiene una vida perfecta?


Muchas gracias a la editorial Lince por el envío del ejemplar. Llevaba detrás de este libro, incluso desde antes de su lanzamiento, pues la sinopsis me parecía muy interesante. Nunca había leído nada sobre las apariencias en las redes sociales, y es un tema que me da muchísima curiosidad.

“La vida no siempre es tan perfecta como muestra nuestro muro de Instagram”

La novela gira en torno a Katie Brenner, una chica que aparenta ser alguien que no es a través de su real social: tiene un gran apartamento en Londres, un trabajo de ensueño y amigos en los que confiar. Pero, en realidad, vive en una pequeña habitación, es becaria desde hace años y no conoce a nadie fuera del trabajo.

Todo cambiará cuando su jefa la despida y se verá obligada a volver a la granja de su padre, donde —a ojos de éste— su hija se ha tomado un descanso para ir a visitarle. Él le cuenta los planes de negocio que tiene con su novia, y Katie les ayudará a seguir adelante con el plan.
Lo que Katie no esperaba es que, su ex jefa a la que odia con toda su alma, será una de las clientas que deberá atender en el nuevo negocio de la granja.
“Quiero una noche entera deliciosa e ininterrumpida con este hombre que me vuelve gelatina. Quiero que me toque. Y también quiero oír su voz. Quiero sus pensamientos y sus bromas… sus preocupaciones y su tristeza… sus teorías y sus reflexiones. Todas las partes secretas que no me había imaginado que existían”
Admito que esta novela me ha decepcionado un poco. De hecho, en el primer capítulo me costó horrores terminarlo. Katie contaba, con exactitud, el trayecto desde su mini habitación hasta la oficina. Hora y media de viaje, que se podría resumir en apenas unas líneas.

Cuenta con casi 400 páginas, que me ha resultado difícil finalizar. A mi modo de ver, encuentro mucho relleno y poca acción. Hay demasiadas descripciones que no hacían falta, si no que provocaban que la lectura se hiciese más lenta y pesada.
“Cada vez que veáis la cara alegre y radiante de alguien, recordad esto: también tiene su dura realidad. Claro que la tiene. Y cada vez que os enfrentéis a vuestras duras realidad y no desesperéis y penséis: «¿Mi vida es esto?», recordad: no, no lo es. Todo el mundo tiene una cara alegre y radiante, aunque a veces cueste encontrarla”
Era la primera vez que leía a Sophie Kinsella y, a pesar de las buenas críticas que he visto de este libro, no he conseguido conectar con su pluma ni con la trama.

Me ha sorprendido la denuncia pública que hace en cuanto a esas personas que se conforman con un trabajo mal pagado, lejos de su lugar de residencia y que apenas pueden disfrutar fuera del trabajo. Una realidad que, por desgracia, muchas personas están pasando hoy en día.

También explica cómo afectan las apariencias en las redes sociales. Una persona puede enseñar una vida en la que —supuestamente— es feliz, hace cosas extraordinarias e incluso participa en organizaciones que no le interesan lo más mínimo. Apariencias, sin más. La idea que tenía para esta novela es muy buena. Simplemente, para mí, no ha conseguido desarrollarla de una manera que fuese fluida y creíble.
“Demeter, ¡tienes que luchar! Cuando esperan que te des por vencida es justo cuando tienes que pisar el acelerador y doblar la velocidad”
En cuantos a los personajes, Katie Brenner es una chica de 26 años que cree saberlo todo en la  vida. Aparenta ser una persona que no es y, a pesar de ser infeliz, continúa siendo alguien que le corresponde. Su sed de venganza me ha parecido infantil, como tampoco entendía como era capaz de mentir a su propio padre. No he conseguido conectar con ella, ya que no empatizo con su modo de ver la vida.

Alex, el supuesto amor de la vida de Katie, es un personaje que apenas he conocido. Katie lo idealiza todo el tiempo. Por lo que, en las escasas escenas que aparece, no sabemos quién es en realidad. Me ha parecido un personaje muy plano y sin personalidad. Y, lo peor de todo, es que la autora quería crear un fondo detrás de él que no consigue enternecer.

El único personaje que me ha gustado ha sido Demeter, la supuesta jefa malvada de Katie, quien no dejaba de juzgar a cada acción que hacía. Su presencia en la novela deja una clara lección: una cosa es lo que creas saber de una persona solo con mirarla y otra, muy distinta, como es la realidad de ésta. No juzgues sin conocer, moléstate en conocerla antes de sacar tus propias conclusiones y actuar en su contra. Porque el karma, siempre, retorna.
“Así que ahora estoy avergonzada, muy avergonzada. Caro que lo estoy. Pero, ¿sabes una cosa? Me hago cargo de mi vergüenza. No la escondo ni hago ver nada que no es. Se pueden ser cosas peores en la vida”
Es una novela que recomendaría porque, a fin de cuentas, hace una crítica muy exacta de la sociedad de hoy en día. Las apariencias en las redes sociales, el idealizar a una persona sin conocerla, el desconocimiento de la vida de los demás, las traiciones entre amigas y, sobre todo, las mentiras a un ser querido.

Tiene los ingredientes para ser una lectura entretenida, a pesar de que —para mí— le ha faltado más desenlace. La autora se ha centrado mucho en las descripciones, en vez de trabajar la personalidad del personaje principal, de forma que entendamos porque actúa de esa manera.
“Empiezo a mirar fotos de cafés y vistas londineses, y de bebidas y caras sonrientes (la mayoría de desconocidos). Todo el asunto es como una de esas películas que te hacen sentir bien, así que ¿qué hay de malo en ello? Mucha gente usa filtros de Instagram, ¿no? Bueno, pues mi filtro es una especie de «así es como me gustaría que fueras las cosas»
Mi vida (no del todo) perfecta es una crítica social, donde la protagonista nos pondrá en la piel de una persona que pretende ser alguien que no es. Por lo que —para bien o para mal— tendrá que aprender a base de golpes y decepciones que las apariencias engañan más de lo que creemos.   

26 de octubre de 2018

Malditas las rosas (Sofía Ortega)

Título: Malditas las rosas
Autor: Sofía Ortega
Número de páginas: 424
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Autopublicado
Lengua: Castellano
Año de publicación: 2018

Rico, poderoso y dueño de un imperio de cosmética, el gran señor Echevarría no dudará en acabar con cualquiera que se atreva a alterar sus planes. Primero fue Dafne y ahora, Helena. Primero fue Pedro y ahora, Martín. Dicen que el pasado siempre vuelve, ¿será verdad? Martín y Helena se conocen un fin de semana en Formentera, y lo que comienza con un flechazo se convertirá en un amor tan fuerte que tendrá que luchar contra todo aquel que desee destruirlo. Su presente está marcado por un pasado cuyas heridas aún están abiertas, unas heridas que esconden mucho más de lo que aparentan...


La trama gira en torno a Helena y Martín, dos personas que se conocen por casualidad en Formentera, donde celebraban la despedida de soltero de sus respectivos amigos. Desde que sus miradas se cruzaron, habrá una conexión que los volverá malditos.


Entre ellos nacerá una historia de amor, que tendrá que lidiar y superar las inseguridades de Helena; como también los celos de Martín. En ellos estará la respuesta de si están dispuestos a apostar por una relación que nació a raíz de un flechazo.
"¿Cómo demonios se puede perder algo que nunca ha sido tuyo?"
Admito que este libro me ha sorprendido. No soy una persona que crea en los flechazos y, al principio, no terminaba de convencerme. Durante el fin de semana en Formentera, ambos estaban todo el rato que sí, que no, que sí, que no, etc etc.

Pero esta visión cambió en cuanto conocí a los personajes. Durante las primeras páginas no les conoces porque, en el primer capítulo, se encuentran. Pero, a medida que iba avanzando la historia, entendí el comportamiento de Helena y Martín en Formentera.
"Estuvieron pendientes el uno del otro, con miradas que escondían promesas que todavía no estaban preparados para afrontar. Pero promesas, al fin y al cabo..."
Es la primera vez que leo a Sofía Ortega. Hace mucho que la sigo en redes sociales, pero nunca había tenido la oportunidad de leer algún libro suyo. Es el primer libro pero, sin duda, no será el último.

Sofía tiene una pluma muy sencilla. En ocasiones utilizaba frases que parecían dignas de poemas de amor, que ayuda a empatizar con los sentimientos de los personajes. Un amor que intentarán sacar adelante a pesar de las complicaciones que aparecen por el camino.

El lenguaje de Sofía es muy coloquial, es muy fácil sumergirse entre las páginas de su libro y te atrapará de tal forma que necesitarás saber que pasará entre los dos enamorados. Estoy deseando conocer la segunda parte, La melodía de la inocencia, un spin-off de Malditas las rosas.
"Los pequeños detalles que salen del corazón son los que construyen las auténticas historias de amor, esas que perduran para siempre y son escasas"
En cuanto a los personajes, tenemos a Helena, una chica tímida de veintisiete años que nunca ha encontrado el amor. Es una chica muy insegura, debido a que está respaldada por relaciones tóxicas por parte de dos amigas. También es impulsiva, y eso a veces le lleva a arrepentirse de sus acciones.

Por otro lado, tenemos a Martín, un multimillonario de treinta y seis años. Sus amigos lo describen como una persona fría y seria; hasta que conoce a Helena. En él nacerán sentimientos que jamás había experimentado, y se tirará de lleno a la piscina por el amor que siente al estar con ella.

Aparecen varios personajes durante la historia, como Carlota (la mejor amiga de Helena) o Pedro (el hermano menor de Martín). Ambos serán muy importantes en la relación de los malditos, pues ayudarán a que Helena no sea tan insegura ni Martín tan celoso.
"Y si sigues creyendo que es un sueño, continúa soñando. Que yo velaré tu sueño para que nunca despiertes"
Ocurre un suceso que ha sido un punto muy a favor para la novela, y es la sub-trama de misterio. No me esperaba que la autora fuese a darle importancia, si no que se centraría en la relación de los personajes protagonistas. Me gustó mucho como lo desarrolló, de tal forma que no consigues despegarte de sus páginas hasta conocer que ha pasado.

Y, como punto negativo, mencionaré que encontré a Martín demasiado celoso. Por una parte, entiendo que se sienta inseguro, pues está enamorado de Helena y apenas se conocen, por lo que una ruptura no sería del todo descabellada. Pero, por otra parte, los celos estropean una relación que podría tener futuro. Entiendo que los celos (aunque algunos digan que no) son necesarios en una pareja porque, inevitablemente, tienes miedo de perder a la otra persona. Pero, como todo en la vida, los excesos no son buenos.
"Durante unos minutos no hicieron nada, excepto permitir que sus ojos expresasen lo que sus corazones gritaban"
Malditas las rosas es una novela que nos enseña que, cuando menos te lo esperas, la vida puede dar un cambio radical. Una historia de amor que nacerá por un flechazo, pero que será tan fuerte como otra que llevan años construyendo.