24 de marzo de 2018

Cariño, cuanto te odio (Sally Thorne)

Título: Cariño, cuánto te odio
Autor: Shally Thorne
Número de páginas: 416
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Espasa
Lengua: Castellano
Año de publicación: 2017


Lucy Hutton es la asistente de una editora de la vieja escuela, preocupada por la calidad de los títulos que publica. La editora se ve obligada a fusionar su pequeña editorial con una gran editorial comercial, y Lucy se ve obligada a trabajar con Joshua Templeman, el asistente del editor en jefe de la otra editorial, preocupado únicamente por las ventas. Lucy y Joshua se convierten inmediatamente en enemigos, pero del odio al amor ya sabemos que hay sólo un paso…


Muchísimas gracias a Grupo Planeta y a la editorial Espasa por el envío del ejemplar. Este título lo he visto en todas las redes sociales con una buena crítica, por lo que yo también quería disfrutar de su lectura y conocer el motivo por el cual es tan exitoso.
"Es bajita y mona. Nadie odia a una chica bajita y mona"
La historia gira en torno de Lucy, quien trabaja en una editorial, siendo la mano derecha de la directora. Pero, cada mañana se encuentra con un lastre: Joshua, el mano derecha del director. Ambos se encuentran trabajando juntos desde que sus respectivas editoriales se unieron por problemas económicos: Bexley&Gambin. Bexley se centra en el amor hacia los libros mientras que, Gambin, prefieren centrarse en el dinero que ganan debido a los libros. 

Las enemistades entre las editoriales están al orden del día y, por ello, la relación laboral entre Lucy y Joshua se ve afectada cada día por el odio que existe entre ellos. Se encuentran en una guerra constante para conseguir ser el mejor en su trabajo. El enfrentamiento no parece tener fin, y se verá aumentado cuando los directos generales anuncian que están buscando un director ejecutivo para la empresa. Un cargo que, tanto Lucy como Joshua, desean conseguir a toda costa.

Pero un suceso inesperado en el ascensor, hará que todo el mundo de Lucy se vea desmoronado y será consciente de algo que no quería admitir hasta aquel momento: empezaba a sentir cosas por el insoportable de Joshua.
"Alguna vez deberías intentar que no te importara una mierda la opinión de los demás. Es una sensación liberadora, te lo aseguro".
En los primeros capítulos encontraremos a dos compañeros de trabajo que siempre están buscando soltar el comentario más cortante para dejar en ridículo al adversario. Uno de los puntos fuertes de la novela han sido los diálogos. Me he llegado a reír mucho con éstos, sobre todo con los comentarios de Joshua, quien parecía que siempre sabía que decir en todo momento.

También he disfrutado algunas escenas donde el enfrentamiento estaba presente pero que, debido a las circunstancias, empezamos a notar un poco de afecto entre los protagonistas. En la historia encontraremos una partida de paintball, con el propósito de unir los dos bandos de la editorial, donde conoceremos a un Joshua más humano.
“Tú eres la chica que él llama Fresita. Cuando oí por primera vez tu apodo, lo supe sin más. Y te lo digo ahora: él nunca ha mirado a nadie como te mira a ti”.
Hacía mucho tiempo que no encontraba una lectura tan fresca y divertida. Me he reído mucho con esta pareja, el libro nos hará disfrutar de situaciones cotidianas con un toque de humor. La historia podría parecer un topicazo, pero lo cierto es que no lo es.

Había leído sobre historias de amor de personajes que se odian a muerte, de tal forma que incluso llegaban hacerse daño. Pero, en este caso, he encontrado dos personajes que se tomaban su relación de odio con gran sentido del humor. Es de agradecer encontrar lecturas que no te den ganas de entrar en el libro y estrangular a alguno de los dos.

En este caso, encontramos una pareja que busca juegos para enfrentarse: el de las miradas, el de Recursos Humanos, el de los espejos, el de O algo así, etc. Son momentos muy divertidos pero, al estar en la mente de Lucy, sólo podemos conocer lo que está pensando ella. Aunque, normalmente, suele perder ésta. 
"Odiar una persona se parece de forma inquietante a estar enamorado de ella"
La historia está narrada por primera persona, a ojos de Lucy. Al principio, sentía mucha empatía por ese personaje e incluso me llegaba a sentir un poco identificada con ella. Pero, a lo largo de la historia, encontraba sentimientos contrarios, de tal forma que llegó un punto en que no la soportaba. Se la intenta pintar como una mujer fuerte e independiente pero, a mi parecer, es una persona egoísta que sólo mira para ella misma, sin pensar en los sentimientos de los demás.

Mi gran descubrimiento ha sido el personaje de Joshua, un hombre que parecía esconderse detrás de diferentes camisas de  colores y el humor sarcástico que le caracteriza. Es el personaje que más ha evolucionado durante la historia, de tal forma que llegamos a conocerle en su plenitud y no podemos evitar sentir cariño hacia a él.

Considero que los personajes protagonistas están bien construidos, son muy diferentes entre ellos y es lo que provoca que su relación sea tan peculiar.
“Tú siempre estás preciosa”
La autora, Sally Torner, ha conseguido cautivar a miles de personas con su primera novela. Y, tras leer sus páginas, no ha sido de extrañar. Tiene una forma de escribir es sencilla y muy fácil de seguir, atrapándote en la lectura sin parar.

Hice una lectura conjunta con una amiga y ambas estuvimos de acuerdo en que la historia engancha desde el primer momento. A medida que vas leyendo, sientes que necesitas conocer más sobre la historia de los protagonistas.

Una de las cosas que más me han gustado es como ha explicado el juego de la seducción entre Lucy y Joshua. Siempre han estado presentes los juegos, por lo que se convertirá en una seducción lenta y que nos invitará a seguir leyendo para saber qué ocurre en el siguiente juego.
“Josh permanece inmóvil en mi retrovisor hasta que se convierte en un puntito; podría ser una persona cualquiera entre un millón, pero aun así yo no puedo apartar los ojos hasta que desaparece del todo de mi vista”
He disfrutado mucho de la lectura pero, por desgracia, el final me dejó con un mal sabor de boca. Alguna vez he hecho referencia que las autoras intentan solucionar los problemas de los personajes para terminar con un final feliz antes de tiempo y, en este caso, ha funcionado así.

Es lo que ha ocurrido con el final, la autora ha buscado la solución fácil para solventar algunos problemas que tenían los protagonistas. Me hubiese gustado que hubiese alargado la historia unos capítulos y poner un final más digno.

Es muy difícil explicar lo que quiero decir, quiero evitar spoilers a toca caso. Supongo que, quien haya leído el libro, sabrá lo que estoy mencionando.
“Desde el primer momento en que te vi. En cuánto me sonreíste, me sentí como si cayera hacía atrás por un precipicio. Y ya no he dejado de sentirlo”.
Cariño, cuánto te odio es una novela que recomendaría a todo aquel que quiera divertirse con una lectura. Sus páginas están llenas de humor, lujuria y un amor/odio muy particular.