9 de marzo de 2012

La vida en un instante

Siempre he querido tener una buena vida. Al lado de mi marido, con el que compartir tantas cosas desde la adolescencia. Vivir cada momento como si no hubiera mañana. Tenerle siempre a mi lado para lo bueno y para lo malo, poder contarle mis secretos más íntimos. Alguien que aparte de ser mi marido, sea mi mejor amigo. Quería vivir la vida hasta que me faltase el aliento, cometer locuras. Subir durante la madrugada la montaña más alta hasta llegar el mirador, y mirar durante horas esa preciosa imagen que quedaría grabada en mi cabeza durante años. Pasear por la playa a altas horas de la noche, cuando no hubiera nadie, descalza para sentir la arena entre mis dedos. Hacer un viaje al extranjero para aprender el idioma y las costumbres de ese país (y, ¿por qué no? Hacer más viajes a diferentes sitios). Quería exprimir el jugo de la vida. Quería tener dos hijos, Oscar y Julieta, en una casa en las afueras de la ciudad. Y también un perro labrador, da igual si es de raza original o no, sólo me importaría que hiciera feliz a cada uno de los miembros de la familia. Quería enseñarles a mis hijos el valor de la vida, que aunque esté llena de obstáculos, finalmente seremos recompensados. Como yo he tenido esa suerte. Parece una vida de ensueño, pero puedo decir con toda satisfacción que a mis 70 años he vivido cada uno de esos momentos. He sido feliz, aunque he sufrido alguna vez en la vida, eso es algo inevitable. Pero adoro cada instante que he visto con mis propios ojos. Sigo enamorada como el primer día de mi marido, me siento orgullosa por como he educado a mis dos hijos (quienes me han dado dos preciosos nietos cada uno a los que amo con toda mi alma). He aprendido que la felicidad es difícil de encontrar, pero no imposible. Es un largo camino por recorrer, pero una vez que finalizas no te importa todas las lagrimas que has tenido que derrochar. Puedo decir, tranquilamente, que no temo a la muerte... porque ya he vivido todo lo que he tenido que vivir.

13 comentarios:

  1. Hay poca gente que piensa como tu y es extraño porque según yo es lo correcto! Hay que disfrutar y agradecer todo lo que te ha tocado :)

    Gracias por el premio linda, de verdad y mas que por el premio por acompañarme durante todo este tiempo (L)

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola! paso por aqui ya que me dejaste un comentario en mi blog y sinceramente FELIZ te sigo yo tambien (:
    Me encantó tu blog, sobre todo esta entrada que me ha dejado asi: *o* y bueno la frase que más me gustó fue:la felicidad es difícil encontrarla pero no imposible :)
    sin duda te sigo, nueva seguidora.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Precioso. No tengo palabras que definan tu maravilloso texto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Joder, que bonito y que bien escribes, me das envidia t.t
    Opino bastante como tu, la felicidad no es imposible, porque para mi no hay anda imposible jajaja en fin, que me ha encantado! Te quiero muuujeeer <3

    ResponderEliminar
  5. Guau, increible, pocas veces nos fijamos en nuestros abuelos, las grandes cosas que tienen que contarnos, y todo lo que podríamos aprender de ellos, ellos son los que más saben de la vida, un beso

    ResponderEliminar
  6. Buena entrada ! exelente, gracias por pasarte, un beso linda♥

    ResponderEliminar
  7. Que bueno es poder admitir que ya estamos satisfechos y no le tendremos miedo a lo que vendrá ¿no? :)
    Siempre es bueno escuchar, porque nosotros no sabemos todo lo que hay que saber. Disfrutar y agradecer!
    Gracias por tomarte ese tiempito de dejar esas hermosas palabras en mi blog, que gran consejo. Y sí en verdad si lo planteamos así, todo se ve de otra forma.

    Besote enorme San :)

    ResponderEliminar
  8. Eso son ganas de vivir, de aprovechar cada instante.
    De valorar cada detalle a pesar de todo lo malo.
    Me encanta, Sandra.

    ResponderEliminar
  9. Si bien hay gente que por suerte llega a la vejez sin miedo a la muerte, conocedora de que ha vivido intensamente, es muy difícil hacer balance y saber quedarse solo con lo bueno. Por supuesto que tenemos que aceptar que la vida tiene sus momentos malos y aprender a disfrutar los buenos y a quedarse solo con ellos, pero es algo que muy pocas personas consiguen.

    El texto es bonito por lo que reprensenta de todas formas, lo que ojalá muchas personas podramos decir cuando lleguemos a la vejez, aunque es una ardua tarea más que complicada.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Ai, me hiciste llorar. Es precioso lo que escribiste, y yo también desearía ser así, yo también quiero un marido a quien amar de verdad y no acabar divorciada, quiero recorrer muchos países, quiero encontrar la felicidad, tener hermosos hijos, etc.
    Ojalá muchos puedan decir lo que dice al final, ojalá tambien no tengan el miedo a la muerte.
    Besos !

    ResponderEliminar
  11. ooh adoor el texto epro la frase de la felicidad es dificil de encontrar pero no imposible me a amtado! me encataa(:

    ResponderEliminar
  12. Buaaa que genial el texto y la foto me encantaa!! un beso enormee y sigue asi! QUE ORIGINALL!
    espero que tengas un huequito para poder psarte

    http://tequieroentrealgodones.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  13. Que hermoso texto Sandra, creo qque asi tiene que ser, debemos estar orgullosos de la vida que llevamos, y darnos cuenta que valo la pena. Un beso grande :)

    ResponderEliminar

¡Hola, lector! Gracias por pasarte por mi blog y haber leído mi entrada. ¿Te gustaría comentar algo al respecto? ¡Adelante! Me encanta leer vuestra opinión.

Por favor, en caso de que quieras dejarme la dirección de tu blog para seguirte, hay una sección correspondiente para ello: "Seamos seguidores". De todas formas, si eres nuevo por aquí y me escribes un comentario, accederé a tu blog sin ningún problema.

En cualquier caso, todos los comentarios serán devueltos. Al igual que a mí me gusta leer vuestra opinión sobre el libro que yo he reseñado, también me gusta daros mi opinión sobre el vuestro.

Por favor, en caso de haber leído el libro de mi reseña, no hagas spoilers por si algún lector está interesado en leerlo y no ha tenido la oportunidad de hacerlo.

Por último, ¡¡muchas gracias por venir!! Espero verte de vuelta por mi rinconcito.