21 de diciembre de 2011

Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes


Sábado por la mañana. Se despierta a causa de los rayos de luz que entran por la ventana. Mira a su lado, no hay nadie. Toca la almohada para poder recordar cómo era acariciar su pelo mientras ella dormía, pero no puede. Desde ese instante, sabe que hoy es de esos días en los que no debes salir de la cama. Aunque en su caso es mejor salir, pues toda su habitación no hace más que recordar cada momento vivido ahí
.
Se viste con la misma ropa que el día anterior y sale de casa. Cada rincón de ese lugar hay una pequeña historia de ellos dos. Él nunca las vio, ni les tomó importancia hasta ese momento. Sabía que había cometido el error más grande de su vida.

Camina por la calle, a paso lento. Se estremece al darse cuenta de que ya no está a su lado cogiéndole de la cintura, ni haciéndole cosquillas. Se acuerda de su sonrisa malvada, cuando le hacía enrabiar para provocar que fuera corriendo tras ella. Momentos en los que de verdad era feliz, pero hasta ese día no se dio cuenta.

Y allí estaba ella, en su portería. Con una preciosa sonrisa, abrazando a su nuevo amor. Sin poder evitarlo, un par de lagrimas salen de sus ojos al ver como otro hombre besa a su pequeña. Recuerda con la ternura de como ella le estrechaba entre sus brazos y le hacía sentir la persona más afortunada del planeta.

Pero todo eso se acabó, son solo más que recuerdos. Y se lamenta de haber sido tan estúpido de no haber visto la oportunidad tan grande que la vida le había dado. Vivirá pensando en lo que pudo haber sido y no fue, todo por su culpa. Sabe que la ha perdido para siempre, igual que sabe que nunca volverá a sentir lo mismo por otra mujer.

19 comentarios:

  1. Anónimo dijo...
    hermoso!....es muy cierto uno no sabe lo que tiene y cuando lo pierde se pone a valorarlo mucho...pero es tarde para darse cuenta......
    y hay que dejarlo pasar!! =)

    ResponderEliminar
  2. Que triste...pero la vida es así, muchas veces no sabemos lo que tenemos hasta que es tarde o quizá si lo sabemos pero no pensamos que lo ivamos a perder. Besos preciosisisima mia (L)

    ResponderEliminar
  3. No darse cuenta de lo que se juega en la partida hasta que se ha perdido es lo peor que le puede pasar a nadie.
    Me ha sabido hasta mal por el chaval de la entrada fíjate... :S

    Un beso! Nos leemos! (:

    ResponderEliminar
  4. Es muy triste, pero la vida es asi... uno siempre pierde lo que mas ama, es la ley de la vida :)
    Te espero por mi blog genia :)

    ResponderEliminar
  5. jooe q deprimenteeeha jaja aunq mui bontio la verdaad! pero oiie! si el hizo algo malo para perderla entoncees se lo merecee...aunq..q se arreglen jajaja
    diezmitodo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Ay, se me hizo un nudo en la garganta!
    Pero tu entrada hace reflexionar y mucho. Me encantó. Beso

    ResponderEliminar
  7. Qué profundo, Sandra. Me anonadas.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  8. Me encanta tu forma de escribir y el precioso blog que tienes.
    (Lo lamento mucho. Hace tiempo me dejaste un comentario y me he dado cuenta hoy, pero ahora mismo te sigo al igual que lo haces tú)

    ResponderEliminar
  9. Igual que sabe que nunca volverá a sentir lo mismo...
    Es genial.. la historia de muchas personas en el mundo, incluida yo misma.
    Me estoy aficionando mucho a este blog:)

    ResponderEliminar
  10. Creo que realmente todos sabemos lo que tenemos pero no pensamos que lo vamos a perder, somos demasiado confiados en esta vida, y a a veces hay que conservar y cuidar las cosas como se debe.
    Que texto más melancólico, la marcha de una mor, siempre es duro.
    Siento no haberme pasado desde hace tanto tiempo, pero he de decirte que en la entrada anterior es fantástica, tener siempre alguien ahí, igual que la del cartel de desmotivaciones, una sonrisa gana a mucha gente.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Me encantan tus textos... Me llegan al corazón, me dan ganas de llorar. Sige escribiendo así por favor, escribes tan perfecto *-*
    Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  12. La verdad, es que lo que más me ha gustado ha sido el título, y después cuando he leído la entrada también me ha gustado mucho, y tienes toda la razón no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes,te sigo porque me gusta tu blog, si quieres sígueme en el mio gracias
    http://carpediem-dunaeh.blogspot.com/
    un beso!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Sandra tienes un bonito espacio,
    en estas fechas tan entrañables
    donde compartimos alegrías,
    deseo tengas unas felices navidades.
    ¡felices fiestas!.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Siempre queremos lo más difícil, y cuando lo tenemos, queremos otra cosa más difícil aun dejando a un lado la anterior, nosé si me explico, un beso guapa!:)

    ResponderEliminar
  15. Gracias por pasarte!
    Precioso texto, y Feliz Navidad! :)

    ResponderEliminar
  16. Total y completamente de acuerdo contigo ! Es muy cierto que las cosas pasan asi, pero querramos o no creo que es bastante dificil no hacerlo. XD

    ResponderEliminar
  17. Aww qe bonitaa entrada! *-* Y es verdad no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes! me encanto tu entrada!! ^^ Feliz Navidad!
    Besoos! :)

    ResponderEliminar
  18. Duele vivir esas sensaciones, duele perder el gusto de todo lo que antes hacias y ahora nada de alegra! es un escrito bastante triste pero has cumplido con este escrito reflexivo, a mi me dejaste un sabor amargo y te felicito porque de eso se trata que transmitas ese sentir! Un gusto haberte encontrado! estamos en contacto!

    ResponderEliminar
  19. Que bonito el texto me encanta y no solo en eso, la gente no sabe apreciar lo que tienen o las personas que tienen a su lado, cuando lo pierden es cuando quieren recuperarlo.
    Un beso y feliiiices fiestaaas!! muchas gracias por seguirme

    ResponderEliminar

Lo primero de todo, gracias por pasarte por mi blog y haberte molestado en leer mi entrada. Me gustaría saber tu opinión al respecto, me dejas un comentario? :) Todos serán devueltos, lo prometo!!
Espero que vuelvas pronto (¡me encantará tenerte de vuelta!). Un saludo y que pases un buen día.