25 de enero de 2014

Perdóname por no ser digna de ti.

Suena la alarma del móvil a las 6:30h de la mañana. Amanda no ha podido dormir en toda la noche, su cabeza no dejaba de repetir aquella escena que la dejará marcada para siempre. Se levanta de la cama sin hacer ruido, para no despertar a su madre y a su hermano. Se viste con mucha lentitud, mientras caen lágrimas de sus ojos por el dolor que causan los tejanos en su piel.

Se ve reflejada en el espejo que hay en su habitación. Observa el ojo hinchado, el labio partido y los brazos llenos de cardenales. No puede evitar empezar a llorar con más fuerza, se sienta en el suelo para esconder la cara entre las piernas. Los golpes duelen, sobre todo si vienen de una persona a la que amas. Cuando consigue entrar en calma, cubre los moratones con una chaqueta fina de color marrón. Antes de salir al pasillo, observa que no haya nadie despierto y se dirige al cuarto de baño.

Entra con mucho cuidado, su hermano duerme en la habitación de enfrente con la puerta abierta. Cierra y pone el pestillo. Lava su delicada piel con agua fría, como si con eso intentase limpiar su aura. Mira el ojo y el labio, luchando contra su voluntad para no volver a llorar. Abre la puertecita del armario que hay justo al lado del espejo, coge el neceser de Hello Kitty que le regalaron sus padres el año pasado para su 16 cumpleaños. “Es hora de tapar la poca dignidad que te queda”, se dice a sí misma. Busca el corrector facial, sabe que tiene trabajo.

Con el pincel va repasando el ojo izquierdo, cada vez más hinchado. Duele. Llega un flashback, su pareja le atiza un puñetazo en la cara. Ella reacciona, y da un salto hacia atrás. “Debes seguir, no puedes ir a clase así”, se dice. Jamás te volveré a fallar, esto no va a pasar más. Esas son las mismas palabras que repite Sergio cuando Amanda recibe un golpe. Coge la sombra de ojos azul, pasando el pincel con precaución por la parte superior. Eres una puta, no sirves para nada. La ralla negra de la parte inferior. Nadie te quiere, sólo yo te aguanto. Hace el mismo trabajo con el ojo derecho, esta vez sin sentir dolor. Quién diría que uno de los dos está inflamado.

Busca entre el maquillaje un pintalabios rosa y un gloss del mismo tono. Aparece otro flashback, Sergio coge con fuerza a Amanda del pelo y la tira hacia el suelo, el labio empieza a sangrar. Con cautela, va tapando la herida. “No puedo soportarlo más. Pero es que sin él, no soy nadie”.

Amanda no es más que otra víctima de la violencia de género, viviendo con miedo día a día. Conoció a Sergio hace 2 años y desde el primer mes de relación, empezó el maltrato psicológico. ¿Por qué hablas con otros chicos? Me das asco, no sé por qué estoy contigo. Ella creía que era normal, “él está celoso porque está enamorado y no puede vivir sin mí”. ¿Prefieres irte con tus amigas en vez de verme? A mí no me vuelvas a llamar. Fue quedándose sin amigas, sin amigos, sin vida propia. Sólo vivía por y para él. “Las relaciones son duras, pero nosotros podemos con todo”, se decía. Pero un día, después de escucharle decir que era una mierda y que debería estar muerta, decidió que habían terminado. Pero lo que Amanda no sabía, es que iba a recibir su primera paliza…

Vuelve a dejarme, y te arrepentirás de haber nacido. Llevaban 1 año juntos cuando ocurrió. Esa noche, Amanda durmió en casa de Sergio para evitar que los padres de ésta viesen que clase de monstruo estaba con su hija. Por la mañana, él salió a comprar multitud de maquillaje para que ella pudiese tapar cada moratón. Lo siento muchísimo, no sé qué es lo que me pasó. Tengo miedo de perderte, no quiero que encuentres a otra persona mejor. Ella, enamorada y ciega, creyó aquella escena de arrepentimiento y decidió darle otra oportunidad.

Mira al espejo e intenta sonreír. ¿Qué ha pasado con esa chica que quería cumplir con sus sueños por encima de todo? ¿Dónde está la amiga de sus amigos? ¿Por qué nada le apasiona? Es prisionera de un hombre del que siente dependencia. “No puedo dejarle, él lo hace por mi bien y nunca podré amar a nadie como le amo a él”.

Se recoge el pelo en una cola, al mirar el cuello se da cuenta que tiene unos arañazos. Otro flashback. Cuando Amanda cae al suelo, Sergio la agarra del cuello con fuerza. Ella no puede respirar, siente como se ahoga poco a poco. ¿Ves lo qué me obligas hacer? ¡Yo no quiero, joder! Suelta el cuello y la abraza con fuerza, llorando. Lo siento tanto, no volverá a pasar. Te quiero. “No pasa nada, es culpa mía. No debería hacerte enfadar de esta manera, no volveré a hablar con ningún chico aunque sea amigo de mi hermano”. Decide que es mejor llevar el pelo suelto.


Sale del cuarto de baño y ve a su madre despeinada desde la cocina. Amanda le da un beso de buenos días. “¿Qué tal el concierto de anoche? ¿Estás cansada? Ya te dije que no te dejaría faltar a clase por eso”, le pregunta. “Fue genial, mamá. Creo que estoy más enamorada de Pablo Alborán que antes”, responde Amanda. “Qué suerte tienes de contar con Sergio, ¿verdad? Se ha portado como un caballero acompañándote”. “Sí, tengo muchísima suerte”. Se sirve un tazón de leche con cereales para coger energías en su rutina diaria.


1 comentario:

  1. Sandraa <333
    Me ha gustado mucho el texto. Por desgracia, la violencia de género es algo muy actual y muy presente. Ojalá no existiera...
    un besito

    ResponderEliminar

Lo primero de todo, gracias por pasarte por mi blog y haberte molestado en leer mi entrada. Me gustaría saber tu opinión al respecto, me dejas un comentario? :) Todos serán devueltos, lo prometo!!
Espero que vuelvas pronto (¡me encantará tenerte de vuelta!). Un saludo y que pases un buen día.