1 de mayo de 2012

Él y ella, y nadie más.

Estaba con él. Todo había pasado tan rápido. Estaba con mi mejor amiga, disfrutando de una tarde tranquila en casa, cuando sonó mi teléfono. Y al ver su nombre en la pantalla, sonreí. Mi amiga no necesitó saber quién era. “¡Cógelo!”, me gritó. Nada más descolgar, escuché su voz. Estaba feliz, al igual que yo. Quería verme, deseaba verme. Colgué y fui corriendo a mi cuarto. ¿Falda o tejanos? ¿Tacones o plano? ¿Camiseta o camisa? No sabía que ponerme, era la primera vez que íbamos a estar a solas. Sacaba toda la ropa de mi armario, mientras la tiraba encima de la silla y, mi amiga, la volvía a colocar en su sitio. Estaba nerviosa, muy nerviosa.

Recordé la primera vez que le vi, en el cumpleaños de un amigo. Le tenía a mi lado, y empezamos hablar como si nos conociéramos desde siempre. Me sentía muy a gusto con él. Al acabar la noche nos dimos los teléfonos y estuvimos en contacto. Recordé todas las conversaciones que tuvimos desde entonces, la ilusión que me provoca recibir un mensaje de ‘buenos días’ y de ‘buenas noches’. El destino quería que nos encontrásemos.

Cogí el bolso y bajamos a mi portería. Y allí estaba él, esperando dentro de su coche. Me despedí de mi amiga. Entré, y lo primero que vi fue su sonrisa. Sentí como mi cuerpo se relajaba. Dimos una pequeña vuelta hasta encontrar un sitio donde pudiera aparcar. Estábamos los dos, juntos. En un pequeño rincón de la ciudad dentro de su coche. La gente que pasaba, nuestro alrededor, todo lo demás no importaba en ese momento. No existía nada en ese instante, aparte de nosotros y ese sentimiento que tenemos en común. Pasamos la tarde entre risas y bromas, hablando de todo y de nada, contando hasta el más mínimo detalle de nuestras vidas. Oía el fuerte latido de mi corazón y el cómo mis ojos buscaban desesperadamente sus labios que probar. Crecía el deseo de protegerle, de conocer hasta la última sensación. Por fin, estaba con él, a su lado. Disfrutando de su compañía, de sus palabras, de sus tonterías. Ardía en llamas cuando fijaba su mirada en mis ojos, y yo no podía evitar sonreír, como una adolescente. En aquel momento seguía siendo yo, pero con 16 años. Me sentía una completa adolescente enamorada. Miles de mariposas recorrían mi estomago, sentía calor y frío a la vez, no puedo explicar con exactitud como estaba. Lo que sí sé, es que estaba feliz, como hacía mucho tiempo que no lo estaba. En ese momento no pensaba en nada que no fuera él. Los problemas con mi familia, con mis amigas, con mis estudios, con mi trabajo... habían desaparecido, él había provocado tal magnitud hacía a mí que no sentía nada de dolor, no recordaba nada. Y es que después de todas nuestras dudas por relaciones anteriores fracasadas, hemos conseguido dejar el pasado donde debe, lejos de nosotros, y así poder disfrutar del nuevo camino que nos espera juntos. Al principio sentí un miedo horrible, no quería sentir amor hacía otra persona, no quería que volvieran a romperme el corazón en mil pedazos, no quería volver a llorar durante horas por alguien que significa tanto para mí y perderle para siempre. Pero con él, no necesité más horas a su lado para darme cuenta de que es el amor de mi vida. Quiero ser esa persona que esté en las buenas y en las malas, quien le seque las lágrimas cuando lo necesite. Quiero tumbarme cada noche junto a él, contar lo que hemos vivido durante el día o lo que nos pasa por la mente, quiero disfrutar de cada segundo. Y sigo sintiendo ese miedo, pero también quiero hacerle la persona más feliz durante el resto de sus días, o al menos hasta el día que me lo permita. Lo peor de aquella fantástica tarde fue tener que bajar de su coche, no quería terminar aquella cita. No tenía ganas de volver a la realidad. Al llegar a casa, sentí una fuerte nostalgia. Me sentía extraña, todo había parecido un sueño. ¿Y sí, era todo una mala jugada de la imaginación? Mi cabello olía a vainilla, igual que su ambientador de coche. Sonreí. Mi móvil sonó mientras me quitaba el abrigo. Era un mensaje, lo abrí. Y de nuevo volví a sentir la misma sensación que cuando estaba con él. “Eres increíble, te quiero”. No, no había sido un sueño. Todo era verdad, este es mi momento para ser feliz.

21 comentarios:

  1. Ya sabes que me encanta (porque creo que es el del concurso no?). Por cierto, ganaste algo en el concurso? Yo no :(
    En fin, te quiero mucho mujeeer, hablamos prontito <3

    ResponderEliminar
  2. Es realmente bueno.
    me encanta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me has hecho soneír, desde la primera hasta la última línea. Has transmitido toda la ilusión del comienzo de algo, de un nuevo amor, me gustaría pensar que te has basado en tu propia experiencia porque lo que has escrito es muy bello.

    Mis felicitaciones por el escrito y un saludo desde mi isla.

    ResponderEliminar
  4. Preciosa historia.
    Eso sólo lo sabe quien lo ha sentido y vivido.
    Besoss

    ResponderEliminar
  5. Pero que lindo :) me has sacado una sonrisa esas sensaciones son unicas... Espero que no te pierdas tanto un besito cuidate!

    ResponderEliminar
  6. Hola :) Soy la del blog de http://muchasalypocoazucar.blogspot.com.es
    Vengo a presentarte mi nuevo blog :) si te gusta sigueme y avisame para hacer lo mismo. Espero verte :)
    http://minima7fotografia.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  7. Son sensaciones únicas y hermosas (:
    preciosa historia.
    un beso (:

    ResponderEliminar
  8. SANDRITAAAAAAAA PRECIOOSA! ¿que tal estas? Bueno, que de tiempo sin pasarme! Me ha encantado! Es precioso! Es que me ha llegado, y me he sentido tan identificada! Madre mía, es flipante.
    Espero que publiques otra vez jajaajaj ^^ Y si, espero no olvidarme de mi blog otra vez! Intentaré estar al tanto :D

    Mil besos preciosa ! <3

    ResponderEliminar
  9. Increíble relato, me has dejado loca.
    Era para un concurso? Espero que hayas sido la ganadora:)
    Besos:)

    ResponderEliminar
  10. Sandritaaaa! ^^ siento el anterior comentario taaaan corto! Tenia sueñecito u.u' Bueno, que ahora he vuelto a leer el texto y bueno, que poco mas tengo que decir. Me siento muy identificada, ya que me pasa SIEMPRE lo mismo cuando me llaman. Me estreso y nose que ponerme! me pongo nerviosisima, y cuando acaba la cita, siento que ha sido un sueño, que ha sido solo un pensamiento. Y me doy cuenta de que no, que lo he vivido, que es mi vida.

    Bueno ahora en especial me debo ir a estudiar, osea que te dejo ^^

    Besos mil! <3

    ResponderEliminar
  11. Wow, me fascina que te haya ocurrido algo tan genial. Me alegra que estés tan bien y puedas ser feliz.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta mucho el texto. Sobre todo el final y es que hay que ser feliz en todo momentos, ya que la mejor forma de afrontar los problemas es con una gran sonrisa.
    Un saludo enorme, siempre es un placer volver a leerte, aunque sea después de meses sin entrar en blogger

    ResponderEliminar
  13. Todo lo has escrito vos? Bueno en mi humilde opinion si es así tu talento es muy bueno y espero que sigas desarrollandolo siempre y mientras vos quieras y te haga sentir bien.

    Te cuento que ya te seguia, pero comence mi blog desde cero :) estamos en contacto.

    Espero que andes bien, Saludos :D

    ResponderEliminar
  14. Todo lo has escrito vos? Bueno en mi humilde opinion si es así tu talento es muy bueno y espero que sigas desarrollandolo siempre y mientras vos quieras y te haga sentir bien.

    Te cuento que ya te seguia, pero comence mi blog desde cero :) estamos en contacto.

    Espero que andes bien, Saludos :D

    ResponderEliminar
  15. FELICIDAD! Lo más importante! ♥

    ResponderEliminar
  16. me encanta, me encanta, me encanta:) :)

    ResponderEliminar
  17. mi nuevo blog: http://dreamsofprincess7.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  18. Hola!! Me encanta esta entrada y tu blog en general. Pasate por el mio si quieres: http://sentimientosmuyadentro.blogspot.com.es/ Un besazo

    ResponderEliminar
  19. Muy guapo Sandra, sigue así

    ResponderEliminar
  20. Sandraa!! Que alegria saber de ti!! No habia leido esta entrada. Me ha encantado, jope. Sigues escribiendo genialmente, y mejorando!!

    Yo he tenido una mala época, y habra cambios en mi blog a partir de ahora. O sea que estate al tanto de las novedades :s

    Un beso muy fuerte,

    Carmen (te copio aqui mi blog porque ahora desde mi perfil no es posible ir a mi blog:s http://razones-parasonreir.blogspot.com/)

    ResponderEliminar

Lo primero de todo, gracias por pasarte por mi blog y haberte molestado en leer mi entrada. Me gustaría saber tu opinión al respecto, me dejas un comentario? :) Todos serán devueltos, lo prometo!!
Espero que vuelvas pronto (¡me encantará tenerte de vuelta!). Un saludo y que pases un buen día.